Al igual que el movimiento #metoo le da una voz al maltrato y la violencia sexual que ha sido generalizada y es de larga data en nuestras comunidades, yo hablaré y tomaré medidas que aseguren la seguridad de mujeres individualmente para crear un cambio sistémico que garantice la oportunidad y prosperidad para todas las mujeres. Las mujeres y las niñas deben prosperar en sus hogares, en la escuela, en los lugares de trabajo y en los pasillos de nuestros centros de gobierno. El bien común de todos nosotros depende de ello. El movimiento global para lograr una justicia de género nunca ha sido mas fuerte. En este último año, me he sentido orgullosa de estar rodeada de un grupo diverso de mujeres para proponer estrategias, protestar, servir, liderar, y tomar acción en diferentes temas. El rol de las mujeres no es tan solo en el área de cuidado de la salud reproductiva, equidad de salario y servicios para sobrevivientes de violencia sexual. La educación, el desarrollo en el área de trabajo, la reforma de la justicia penal, los derechos de LGBTQ+, y el tema de la vivienda tambien son temas de las mujeres.

Mi plan:

  • Apoyar el cuidado de la salud en general para mujeres, lo cual incluye abogar por el acceso al cuidado de la salud reproductiva. Esto significa que hay que tomar acción legislativa para eliminar leyes anticuadas en contra de la despenalización del aborto, quitar las barreras para aquellas mujeres que eligen el aborto, aumentar el tema de la confidencialidad en las leyes del cuidado de la salud, y asegurar que las escuelas ofrezcan educación sexual que sea apropiada para la edad, culturalmente cónsona, y médicamente correcta
  • Unirme a los que abogan por los anticonceptivos totalmente libres de costo
  • Reforzar la nueva Ley de Massachusetts de Salario Igual y la Ley de Equidad para las Empleadas Embarazadas, y al mismo tiempo defender la legislación integral para reposo posnatal familiar remunerado
  • Rechazar toda “reforma” represiva de asistencia social